• Home
  • Blog
  • Reflexiones sobre la i jornada práctica para programadores de Málaga

Reflexiones sobre la i jornada práctica para programadores de Málaga

Cada vez más jóvenes con verdadero talento deciden explotarlo mediante la creación de una empresa propia.

El pasado mes participé en una jornada celebrada en el espacio de Co-Working Málaga. El evento, bajo el título I Jornada Práctica para programadores, consistió en la presentación de una serie de temas muy de moda actualmente en el entorno de la programación: HTML5, big data, desarrollo de videojuegos y gestión de proyectos de software empleando métodos ágiles. Hasta aquí, nada fuera de lo normal.

Seguro que muchos de los que estéis leyendo ahora esto habréis acudido a otros eventos similares en los que se hayan tocado estos temas en mayor o menor medida. Lo que realmente me llamó la atención, y me ha llevado a escribir este post es alguna de las circunstancias que rodearon en sí al evento:

En primer lugar, el hecho de que el evento se realizara en un espacio de Co-Working ha sido para mi un hecho a destacar. Por motivos profesionales, he asistido y participado en muchos eventos a lo largo de estos años. Cada tipo de evento (conferencia, taller de trabajo, jornada, seminario…) lleva asociado un formato característico y con el tiempo uno es capaz de adivinar qué se va a encontrar en el evento al que va a asistir. En este caso, sin embargo era mi primer evento en un espacio de co-working y admito que iba sin ninguna referencia, máxime participando como ponente. Tratando de buscar palabras que describan la experiencia, solo me vienen a la cabeza “hambre por aprender”. No voy a matizar nada más. El que, como ya he comentado haya tenido la oportunidad de acudir o participar en distintos tipos de eventos creo que sabrá valorar esa percepción que envuelve algunos de ellos (los que realmente merecen la pena). Tampoco generalizaré siendo consciente de que seguramente haya otros eventos en espacios de coworking más y seguramente menos interesantes, de hecho creo que existe en este tipo de eventos de carácter técnico una gran dispersión.

Por otro lado, la media de edad de los asistentes rondaba los 25-30 años. Más sorprendente es este punto si consideramos que algunos de los asistentes, fundadores de compañías tenían la friolera de 22 años. Y más impresionante aún es la solidez y madurez que atesoraban. Una primera reflexión me lleva a rememorar mi situación personal a esa edad y a darme cuenta de lo lejos que estaba tanto profesional como personalmente de crear una empresa...en realidad ¿era tan siquiera una opción para mi a esa edad? Y no solo hablo de mi experiencia, sino también de la de colegas de profesión y estudios. Realmente creo que está habiendo un cambio de tendencia en ese sentido entre los jóvenes. La emprendeduría comienza a aparecer como una alternativa real a estas edades, lo cual es muy bueno en cualquier ámbito, pero tal vez más en campos con gran componente tecnológico. Una segunda reflexión, mucho más interesante y positiva es el hecho de que cada vez más haya jóvenes con verdadero talento que deciden explotarlo mediante la creación de una empresa propia. Podríamos entrar a discutir si es por elección o por necesidad en la actual situación del mercado de trabajo. Sin embargo en este caso no tengo duda, al menos en este evento, fue por elección. Otra cuestión que me crea curiosidad y sorpresa es pensar en la situación que se les abre a estos jóvenes profesionales cuando entren en sus 30 atesoren ya unos 10 años de experiencia como emprendedores… Sé que no es más que tal vez un deseo, pero…imagino una generación en España de emprendedores/empresarios en el mundo tecnológico con esa edad media y experiencia.

Para acabar y respecto al evento en sí, y para ser realmente constructivo, me permito apuntar un punto que considero que podría mejorar la experiencia. Personalmente huiría de los eventos multitemática. Sobre todo en este tipo de jornadas técnicas, tal vez se pueda ganar profundidad apostando por un evento monotemático, sobre todo cuando se tratan temas con tanto recorrido como en este caso HTML5, programación de videojuegos, Big Data o gestión de proyectos mediante metodologías ágiles. Siendo el público objetivo programadores, creo que el nivel de profundidad en cada tema debe de ser al menos moderado, y evidentemente es difícil de conseguir en una jornada multitemática. Sin embargo, creo que todo depende de cómo se enfoque el evento y cómo se publicite. Aspectos como el nivel del curso o una descripción detallada de los contenidos son algo esencial para establecer y controlar las expectativas que se crean.